viernes, febrero 04, 2011

A LA DERECHA DEL MERIDIANO


De todas las promesas

que mi boca ha hecho,

de todas las maldiciones

de los escasos juramentos

de cada metáfora inútil

de cada grito reprimido

y de cada lluvia

y de cada sudestada

y sobretodo, de todas mis sombras

de todo eso... es hijo mi silencio


Sin embargo, mis pocas luces

mis escasos brillos

mi tremenda ironía

mi mirada miope

mi pobre paciencia

y sobretodo, esta melancolía azul

es una deuda con el vacío...

con esa marca tenue

a la derecha del meridiano

del colchón