viernes, enero 14, 2011

El oficio del barquero


...quizás, esa luz perdida a lo lejos sea la orilla...


este río de mierda tuvo un principio y debe tener un final,

quizás, esa esfera opaca apenas viva, sea el sol que recuerdo...

las calamidades suelen ser como las mentiras, al menos de a par,

pero pulsa un cansancio antiguo en este arte de remar, en esta quimera interminable

con perfume de destino, con confesiones de borracho y sobretodo,

con un hambre de condenado


Bien decías, eso de que ciertos fuegos no se encienden con dos palitos,

la verdad suele ser molesta e inconveniente

pero no deja de ser verdad...

has cambiado, pero no lo suficiente,

nadie cambia sin destruirse

somos continuidad y muy a tu pesar, jamás serás otra persona

cambia el traje, el disfraz y el maquillaje

pero adentro, es el mismo miedo el que te distrae,

ese de saber que solo tu fracaso ha sido un éxito

ese de saber, que estas condenado

a ser quien sos y nada más...y eso es poca cosa

...el barquero se cansa, y en su furia, rema mas fuerte...

4 comentarios:

laveron dijo...

qué decir...

pablo:
me fui del facebook. razones de salud mental me alejaron. estoy como en una especie de retorno a la paz. escribíme a mi mail por lo que me habías pedido la otra vez. ahora puedo poner cabeza (y corazón) en eso. andaba muy loca. 2010 fue un año demente y terminó casi en colapso. me fui unos días a la mar y descansé. no remé, nadé. y mucho.lo necesitaba.

abrazo!

laura

Mónica Chávez González dijo...

Desde hace algunos meses que atravieso por unas depresiones terribles, di por casualidad en tu blog y me han atrapado mucho tus textos; en éste me han dado ganas de ser aquel barquero que rema con furia. Veo en tus palabras muchas imágenes que me transportan a eso que yo tambipen siento que hago, que soy y que me ha sucedido.
Espero que sigas escribiendo, para ver si me reencuentro.
Al igual que la persona que escribió anteriormente, mi salud mental también me ha alejado del facebook, por eso ahora me he convertido en una lectora adicta de blogs; a ver si me reencuentro y me recupero.
Te dejo mi blog, por si quisieras darme una visitada: http://textosenbicicleta.blogspot.com/
Saludos.

Eqiz dijo...

no hay trajes, solo yo y solo tu

vela dijo...

Existen tantas noches como días, y cada una dura lo mismo que el día que viene después. Hasta la vida más feliz no se puede medir sin unos momentos de oscuridad, y la palabra "feliz" perdería todo sentido si no estuviese equilibrado por la tristeza. (Carl Jung)