lunes, abril 19, 2010

SIN ÁNGULOS





Un riff indestructible
un pulso eléctrico
mil metáforas para la tribu
que entiende lo que puede
y casi siempre alcanza
para volverlo a intentar
para sentirse autor y propietario de cada letra
eligiendo el destino de cada palabra
gritada por el vademecum
y cada silencio
que él no dice

La imagen distorsionada
de ese futuro que no llego
cagándose en los augurios
cagándose de los deseos en zapatillas
de esa virgen que prometía carne
y hoy se acaricia el bombo tierno
y redondito

Nunca importo el chaparrón
bendecidos en la tormenta
de una misa de un dios embarrado hasta la barba
y un espejo que me devuelve a los 14
deslumbrado por la mezcla
sintiendo que al fin era parte de algo,
de una bandera,
de esa locura sostenida por un indio extraño
sin aderezo
ni digestivo

La banda sonora que me desvelo
para siempre
y espanto a las candidatas
me exilio del asalto
y me hizo probar
cual caníbal desdentado,
una ensalada mustia
que esconde una pizca blanca
y saludable
de espesa ricota

2 comentarios:

hadas y duendes dijo...

iNTERESANTE. VOLVERÉ A LEERLO CON MÁS DETENIMIENTO

NandoXXI dijo...

Opi!! jejej, urbana y contundente composición-homenaje a los maestros de La Plata. Saludos de ricota para usted, maestro.