sábado, marzo 28, 2009

PREFACIO






Existe algo pavoroso en la distancia: un derrame de silencio, una lentitud certera en las respuestas, pero sobretodo, existe un kilometraje incalculable entre lo que uno diría y lo que realmente dice.
Justo es decir que a pesar de este pulso idiota, sobreviven, muy a pesar de los formalismos, unas incontenibles ganas de comunicarse, de no perder el rastro, sabiendo que lo que se lea apenas será un amague, una historia maquillada, en definitiva un cuento que dice algo queriendo decir otra cosa.
Y para confirmar esta regla... me propongo hacer lo contrario.

6 comentarios:

Popi dijo...

La distancia sinónimo de accidente, entre lo que decimos y obramos se ubican cientos de abismos..
El rastro no se ha perdido, sigue candente (No tengo dudas de eso..)
Los cuentos nos cuentan otras historias (mentirosas y veraces..)
Un abrazo
Un aguante
Una copa a su salud

PD: Que convendría tomar en el "Menendez bar"
PD: Ya la tomaremos..

darkrusa dijo...

estoy viva o maso pero ando

Vade retro dijo...

Pasaba a dejar un abrazo, sólo eso.

Miriam dijo...

Hace muchisimo tiempo que no estaba por aca, ni por allá tampoco.
Como me gustaría decirte hasta que punto eso que escribiste me identifica y a tantos sospecho.
¿Qué pasará si decimos? Qué se yo?
Pero esta claro que ya sabemos lo que pasa cuando no decimos.
Adelante. Estaré esperando.
Un abrazo del otro lado del río.

laveron dijo...

justamente...¿cuándo nos vemos?
ESCRIBÍME!!!!!

hay que verse!

beso!

laura

ADAM Smoked dijo...

Leer cosas como ésta, me hacen recordar que mis versos son apenas dignos de un bisoño.

Atte

Un ferviente admirador


Saludos