viernes, febrero 09, 2007

EL ARTE DE LA IMPOSTURA


...desde el portal de mis dudas
yo decidí matarte,
lentamente, día a día,
buscando una excusa cada tanto
para verte sonreír
y sobretodo,
para ganar tiempo y luces
que me descubran
ante tu ceguera
como una oscuridad distinta

es por eso que trafico metáforas
es por eso que detesto el olvido
es por eso que invento historias
que te distraen de la sentencia del reloj
es por eso que invento excusas,
para ganar tiempo
así la muerte no nos sorprende
sin darnos cuenta
que el amor,
el amor,
es otra cosa

19 comentarios:

Gabu dijo...

Tremenda y contradictoria decisión!
Se puede tomar una determinación tan precisa sobre lo que la mente quiere acallar pero el corazón se niega a soltar?!
Idiomas diferentes tal vez...
Sólo sé que el corazón no entiende de razones...

MILLONES DE BESAZOSSSSS
(tus palabras hoy tienen un dejo de luz,no sé porque...)

artemisa dijo...

Delicioso traficante de metáforas...
Le dejo un fuerte abrazo

Isabel Romana dijo...

El tiempo... siempre deseamos ganarlo y luego, lo desperdiciamos. Muy bello poema, querido amigo.
Respecto a tu papel en la historia de la reina Dido, he de decirte que no puede ser el del gato. Hay ya un gato en la historia, se llama Sirio, y es un gato real, de lady zurikat, que se está muriendo y ella tenía ilusión en que saliese en esta historia. Por esa razón te pido que pienses otro personaje, cualquiera puede ser interesante para tí. Besos y hasta pronto.

Alejandro dijo...

no se que es mejor, si ganar tiempo o perderlo, del tiempo perdido casi siempre se saca algo positivo.


saludos.

Popi dijo...

El tiempo..
Desde el conejo de Alicia en el pais de las Maravillas, el tema de Cazuza que habla que él no para....
Hasta que no inventen relojes de arena..pero con relleno de pedregullo; la cosa seguirá así.
Seria mejor o no?
No sé....
La impostura de la impostura...
Dice la banda que acelera corazones...
Usté adivinará tranquilo..

Popi dijo...

Se entendió algo de lo que puse anteriormente?
Reconozco mi locura, que entre el caos que me gobierna, entiendo.
Pero los demás capaz que no cazan nada...
Eso es bueno o malo?

Ernest dijo...

entiendo la idea pero la forma como lo escribiste no me queda muy clara... saludos!

Fuego Negro dijo...

...siempre se entiende Popi...

Persio dijo...

un placer que trafiques con estas prosas por el mundo del blog, abrazos de calidad como tus letras!

Ana R dijo...

La ilusión que (des) proporciona el amor, tambien es un traficante de encanto...
Genuino e implacable tu esccrito. Hay mucho amor entre líneas , profano.

Me ha encantado, sinceramente.

Xoconoxtle Cósmico dijo...

Las metáforas a veces funcionan como narcóticos, entonces tu a veces eres un narcotraficante...

Criatura Nocturna dijo...

El amor puede ser cualquier cosa, todo depende de los ojos y el sentir de los protagonistas.

Vengo a darme una vuelta por aquí, para pedir los miligramos de metáforas que traficas.

Saludos nocturnos

Ártemis Sublime dijo...

El amor es eso que la mente dice con tantas metáforas psíquicas, enloqueciendo el verbo hasta la confución o la ausencia de todo.

Una maravilla tu escritura, Fuego.
Un abrazo!!!

PELOPONESO dijo...

el amor es descubrir que a veces hay letras sublimes que te enseñan que existe mil mundos en un solo reglon

saludos amigo

Joan

Isabel Romana dijo...

Querido amigo, espero que estés bien. Te echo de menos. Besos.

fantasía dijo...

Y que hubieras leído mis pensamientos de hace unos días...
Excelente reflexión hecha verso
Gracias

Martin Bolivar dijo...

Un amor es dolor.

metaforica dijo...

como definir el amor, sin transitar metáforas, hay gente que vive en esa contradicción, yo solo lo vivo cuando puedo y cuando me dejan
besos

Luna Alejandrina dijo...

Entrar a hurtadillas, casi sin tiempo, a destiempo y a los tiempos siempre es un placer invertir el tiempo en darle un tiempo de mis ojos a tus letras, un baño refrescante y cuestionante... la pregunta es: se puede vivir sin traficar/salpicar/narcotizarse/embriagarse/ contagiarse/ plagiar y plagarse de metàforas???? a mì me suena al terreno de lo imposible, y decido no recorrerlo.
Un abrazo