martes, enero 30, 2007

PORNOGRAFÍA (la confesión de Mariana)


...un sonido apagado, casi un descuido,
un eco profundo de palabras inconclusas...
el semental jadea sobre el pelo de la princesa
y ella se dobla, se retuerce y pide mas...
las sabanas se pegan al pecho
y enturbian los movimientos,
el colchón es apenas un accidente para los cuerpos
que se anudan en la sorpresa de ese turno...
el cuerpo transpirado, de el
no hace juego con la armonía sabia de las curvas de ella

apenas son las tres, y no te digo el nombre por miedo a confundirlo
con el que se fue recién,
no te beso, soy virgen en eso,
y del resto, solo cuido el perfume,
porque el recuerdo es solo un aroma,
para eso existe la penumbra
y ese abismo al que llamamos amor,
que hoy solo es carne, que solo es una excusa,
que apenas maquilla el miedo de darnos cuenta
que estamos solos
y vacíos

...un gemido raja la noche al medio
y la madera se queja al ritmo del pistón que transpira lujuria
y dice porquerías
el se agarra del pelo como domando una yegua sombría
ella dice que le gusta y pide mas
el semental rebuzna y vuelca su jugo en la sabana amarilla
mientras ella grita y de a poco se apaga...
se vuelve a escuchar una cumbia indecente
mientras ella le dice algo al oído...
nunca un nombre, nunca una esperanza
de encontrar a ese príncipe que busca en los extraños
que pagan y se van,
sin saber que ella se llama Mariana,
y que una vez,
fue reina de carnaval.

la vida es extraña -me dice- yo no creo en el amor,
y un beso, para mí, es pornografía

miércoles, enero 17, 2007

PALABRAS PARA EL GENERAL



...los muertos hablan desde la memoria pisoteada,
mas allá de las fotos,
mas allá de los extravíos

...los muertos susurran desde la quietud,
mas allá de la comodidad,
mas allá de la conveniencia

...los muertos gritan desde el recuerdo vivo,
mas allá de la historia trunca,
y mucho mas acá de la paciencia

...lo cierto es que los muertos hablan...
y se ponen ansiosos y no son dominables

...los muertos, general, lo esperaban hace tiempo
con el deseo simple,
de que usted, dejara de ser

...los muertos, general, lo sobrevivieron... irónicamente,
y los vivos, general, nos alegramos,
de que sus pies no infesten mas el piso

Usted, que fue noble aliado de la muerte,
usted que recibió como pago una huida limpia
por el portal de la salud,
usted, general, deberia haber muerto de un plomazo

usted sabe, general, todos lo queríamos muerto...
explíqueme entonces este sabor a poco
que dejo su cuerpo frío en nuestra garganta,
explique, general, porque a veces la muerte es tan poca cosa

De todas formas, general, siempre es bueno saber
que en la calle,
a esta hora,
hay un hijo de puta menos...

Si no le incomoda, general, espero que arda
y desde el fuego,
intente sonreír


...màs que mi tinta, escribe mi asco,
más que mi alegría,escribe mi resignación,
la justicia a veces,es cuestion de velocidades

miércoles, enero 10, 2007

EL CIEGO Y EL ESPEJO


un circulo dentro de un circulo,
un vinilo silencioso que siempre vuelve a empezar;
una nube perdida, girando sobre el río;
un perro hambriento persiguiendo su cola;
un dedo inquieto revolviendo el ombligo;
una cabeza sostenida por una mano,
o por las dos

...un testigo tartamudea cuando de reojo mira a la justicia,
que no lo mira a el...

un barco que busca puerto;
un enorme puerto huérfano de vientos;
un sicario desarmado;
un suicida en potencia;
un caníbal desdentado;
un Ïcaro insolvente con alas de otro talle,
o de origen cuestionable

...un borracho que le tira piedras a un farol,
por parecerse demasiado a la luna...

una noche vacía de estrellas o de memorias;
una mañana con cielo de zinc;
un abismo interminable y oscuro;
un bar a media tarde y sin gente;
un naufrago en el desierto;
un rey midas bizarro, que todo lo que toca,
lo vuelve mierda

...una perfume denso disfrazado de azar,
o de terrible excusa...

una increíble esperanza;
un inexplicable accidente del reloj;
un caminante estrellado en la pared del olvido;
un vagabundo que se abraza las rodillas;
un payaso doblado temblando de miedo en la lona sucia;
un tremendo inconsciente que amanece de noche,
con inexplicables deseos de despertar

...un combate ruidoso y un camino conocido,
un guerrero ciego y una espada,
un espejo y la sorpresa
de descubrir al enemigo,
que mirando desde el cristal,
se descubre descubriendo,
su propio rostro
y su propio puñal...