viernes, diciembre 22, 2006

MATEN A PAPA NOEL II (un brindis por las dudas)


La vida, agua entre los dedos, se desdibuja en el almanaque, justo antes de que nazca el pulso suicida de las conclusiones, de los resúmenes, de los conteos mentirosos.
La canilla del tiempo humedece el piso, y aquello que nos pareció lejano, hoy ya es presente y nos resulta increíble mirar de reojo la intermitencia de las luces de ese desagradable arbolito, regado por un burro y tres reyes que miran a la virgen que no los mira a ellos, mientras José luce opaco, como pensando: “yo quería nena”

Mas allá de estos devaneos, lo cierto es que el año sé esta despidiendo y se hace complicado escapar a ese pulso contable que nos lleva al balance de estos días que se van... supongo que los resultados variaran de acuerdo al animo o a la perspectiva, pero eso no interesa, es personal... estas letras apenas son un tibio maquillaje, una torpe excusa para decir algo que si no fuera bajo el cobijo de estos signos, moriría en el silencio.

Este ha sido un año duro... por eso quiero empezar agradeciendo a todos los pasajeros de mis letras que se preocuparon por esa tendencia suicida que quedo pulsando y que no se concretara.
Quiero agradecer a esos que están, que siempre están, a pesar de mis silencios prolongados y de mis ausencias pasajeras.
Levanto mi copa y brindo por las dudas y los silencios que hablan y por esos ojos que me ayudan a ver.
Quiero escaparme de la formalidad del deseo y emborrachar mis anhelos y verterlos, si se puede, en el cáliz de la vida para convidar a ustedes a una borrachera distinta, una que se escape del tiempo y sus sabuesos, a una borrachera de sueños que espanten la parca y sobretodo, que espanten su perfume.
Levanto mi copa y brindo por mis hijos que me mantienen vivo a pesar de la razón y de ese aliado idiota que suelo ser yo
Brindo hasta el fin del vino por los sueños que no llegan y por la utopía del caminante que camina por caminar
Brindo por mis amigos que me prestan su alma y su casa y están conmigo a pesar de mis oscuridades y de nulo sentido de la diplomacia.
Brindo por la justicia del caracol y por el destino del lobo encerrado en su propia boca, brindo por empezar a caminar en una calle con menos hijos de puta que hace un año.
Brindo por la osadía de estar vivo en este mundo asqueroso gobernado por la indiferencia y las proporciones donde vale mas una tendencia de mercado que la vida de un niño
Descorcho la vida por los muertos que la memoria no deja morir y por mis amores que me contienen y me nacen después de que la vida me mata.
Brindo por los cambios y por quien se anima a cambiar, brindo por la agonía de lo viejo, brindo por el recuerdo que me empuja hacia delante.
Brindo por la oscuridad de la noche que nos transforma, nos pervierte y cuando no nos mata, nos salva.
Mi copa en alto por el que es capaz de regalar cinco minutos a un inocente y por el que aun cree que este cementerio cambia con una sonrisa.
Brindo por mí, y por los que no me quieren, porque ellos me enseñaron que aquel que no despierta contradicciones, es porque hace poco ruido.
Todos las sidras para el que se fue sin querer irse y para el que se queda sin encontrar razones para quedarse, brindo por aquel que no mide, que no pesa y que se caga en la lógica enferma de lo conveniente, brindo por el que toma riesgos y se juega la vida por lo que piensa y siente, brindo por el coraje de ser distinto en una sociedad donde parece que eso fuera pecado.

Mas allá de religiones, de creencias o ateísmos, seria bueno, en estos tiempos que corren, hacer lugar al corazón y abrazar la cercanía de los amores que nos pueblan y no dejar que el brutal asesino del olvido, oxide con su baba los amores que no están.
Brindo y deseo que nosotros nos regalemos una vida decente sin un suspiro mas del que merecemos.
Brindo por la memoria y por la paciencia que me falta
Brindo por los amores que me habitan
Brindo por que llegue el día en que no necesitemos de las fiestas para encontrar una excusa para ser mejores, brindo por ustedes y por mí y por ese deseo inconfesable de que alguien, mate a Papá Noel

martes, diciembre 05, 2006

CULPABLE


Las piedras caen después de la condena, aun no resolví que duele mas...

Estoy muerto por no pensar igual, por tener otro dios o por no tenerlo, por ser orgullosamente distinto a todo lo vergonzosamente igual.
...si no fuera la piedra, seria el madero nacido en cruz o el veneno contundente, tan contundente como la contradicción de un dios, que matando, salva.

Mis pies se sacuden... el piso se evapora y todo el suelo se hace aire debajo de mis suelas condenadas a no tocar mas la tierra, mis suelas suspendidas en un gesto, flotando, como mis ojos ciegos que buscan en la novedad de lo oscuro, lo que la soga no deja pasar... allí quedan mis ojos, detenidos en ese bosque, excusa y futuro combustible que limpiara de pecados a esa bruja, a ese indio o a cualquier disidente.
Todo el mundo es sospechoso... pero no todos los culpables tienen condena.

La jaula se cerro.
No tengo esperanzas, ya no hay sueños, si pudiera hablar, ahorraria esta perdida de tiempo, esta ceremonia... ellos no saben que van a matar a un muerto...
No tengo mas pelo... un sacrificio menor pensando en la conductividad y en el espectáculo... dicen que favorece el paso de la corriente.
En un par de horas vendrá un cura, repetira solemne un par de palabras, me arrepentiré y seguramente, no servirá de mucho... alguien hará un gesto seco y caminare tranquilo.
Bajara la tensión... mi cuerpo ya no será mi cuerpo cuando se sacuda en la silla... y nada más.
Quedare libre.
La justicia mientras tanto, se volverá a poner su venda.

Soy culpable y a veces soy culpable de ser inocente... de igual forma, siempre es tarde


"I and Electric Chair" es el nombre de la ímágen,el culpable es Andy Warhol

lunes, diciembre 04, 2006

LA SOLEDAD


...Toda la soledad entra en un vaso...
mis ojos te buscan en la pared,mis manos no te reconocen en el mostrador,
mi sombra,borracha de esperar,bebe el piso...
Nunca fue tan tarde,a esta hora...