lunes, marzo 27, 2006

EL FALLO


La verdad esta allí, tirada,
sus deudos se miran y no se convencen,
siempre apartada, la mentira se relame festejando
de antemano, sin ver las cartas...
La historia intenta entender la razón
de su horfandad vulnerable,
sabiendo que en cualquier momento
llegara ese que nunca estuvo, y escribirá, arbitrario, sobre ella

Dios atiende en horario de oficina
y no sabe que hacer con tanto reclamo,
sin sospechar la respuesta a esas preguntas,
que se preguntan lo que no se debe preguntar

Todos los complices, todos los culpables,
descorchan ese buen vino viejo,
y chocan los cristales en memoria de esa mirada ciega,
y de esa venda, que fue símbolo,
y hoy es apenas una excusa obligatoria
para el nuevo tic del Doctorcito

La procesión avanza en silencio
hacia un pozo en la tierra
que es el templo eterno de los gusanos hambrientos
que devoran para igualar por única vez
al rey y al mendigo... con el mismo apetito,
con el mismo puñal oxidado

Todo cementerio atenta contra la paz
como todo rezo, escupe al haragán,
que mira de reojo desde arriba,
y para variar, no entiende nada...
Todo tiene un final
y este final es todo un accidente,
un rastro de malicia se deja ver en el entierro
mientras el sepulturero mira con cara de nada
como se vuelca tierra en esta puta verdad que muere hoy,
Él sabe... mañana, todo volverá a ser una gran mentira