lunes, febrero 06, 2006

TV OR NOT TV


...la imagen se va dibujando aterradora, mientras el relampagueó no indica tormenta,
llueven bombas en Bagdag y Aladino esta arrinconado en la memoria de ese niño
que soñaba paisajes que hoy explotan
Toda la bandeja servida y un gourmett demente anuncia en el fhürer de cristal que no debo ponerme nervioso...que los malos van perdiendo.
Con la efectiva solvencia de quien vende una guerra me vende zapatillas, relojes que dirán que hombre soy, autos que me volverán inalcanzable siempre y cuando le ponga un tigre a mi motor... usando esa nafta en la cual alegremente nadan pececitos de color y todo el calcio del gran Campeón se exhibe obsceno ante mis caries.
Ella me enseña a ser espectador de la vida... sentarme y ver todo lo que no podré comprar y me sugiere entre comillas que debo ser apenas un voyeur gordo de la vida ajena,un aparato sentado para que la televisión me mire,un ser que no será jamas protagonista de su propio camino,apenas un testigo del próximo comercial
El candidato a galán te apuñala por la cámara buscando sus 15 minutos de fama aunque esa luz lo deje ausente para siempre de este reino de fugacidades donde nadie nace ,todo se inventa,todo es parte de una estrategia y de un maquiavélico juego de proporciones donde vender es la premisa,sin importar que lo que se venda sea pura muerte o una vida descartable...efimera como la belleza del galan que nunca será si no aparece por un instante en el eje de ese chisme,cerca de esa estrella.
Q ue será de mí sin ese celular chiquito? Nunca terminara de decirme que soy lo que puedo comprar, y si no puedo comprar y quiero;y las luces de los carteles me encandilan y por un momento me siento intocable, me postulo para héroe de noticiero, frenado por un plomo, desagotando mis excusas en los adoquines mojados convenientemente.
Lo que no pasa en ella no es... la realidad es simplemente esa cosa que se pasea por sus intestinos mientras los especialistas discuten si debo saberlo, o no.
Probablemente no llegue a la Antártida a saborear ese whisky, no me arroje del avión con esta blusa, lejos de mi esta saltar ese edificio con mi perfume y dudo que mi auto viejo me deposite una rubia con fuselaje a estrenar y dispuesta a todo.
Salvado apenas de mis reacciones por esos paridores de noticias que cuidan mi mente de lo que voy a recibir... ese gran filtro, esa gran mentira, esos espejitos que encandilan, esa gran escenografía.
Este mundo, esta gran empresa tiene un ejercito de avanzada y yo tengo cual altar a mi fhürer de cristal enviando imágenes que te dejan ciego... que será de la familia sin el eje que la hace girar mientras todos discuten lo que les muestran y callan lo que vivieron... siempre es menos interesante y mas común que la vida de ese héroe eternamente maquillado que salva al mundo, solo, de unos miles de malvados, siempre mas morochos o mas latinos que el protagonista, y que se parecen peligrosamente a mi.
Allá en el fondo de mis recuerdos esta la primer alpargata que marco la luna, los comunicados, ese gol que me dejo afónico y alguna que otra cosa mas
Hoy vi una guerra en directo... no vi cuerpos, no vi muertos, apenas un pajarraco empetrolado que fue la única víctima aparente, aunque entre los escombros de esa ciudad que se derrumba mueran mujeres y niños que no son buen producto para vender...
Por suerte mi divina TV führer me ofrece distraerme y quedarme en sus brazos que duermen mi cabeza como la mejor droga, esa que me promete no faltarme nunca, sobretodo en esos momentos en los que se me ocurre pensar que mirar y ver suelen tener brutales diferencias


Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.

Groucho Marx

No hay comentarios.: