martes, octubre 19, 2004

LA ZURDA DEL CORAZON (XXI)

Yo tengo una invitación y no es para una fiesta.
Yo tengo una invitación que duele.
Yo tengo una invitación de laburo, de sudor, de lagrima, quizás.
yo tengo una invitación a un nuevo nacimiento, a una mejora, a un viaje sin retorno,
a una honda utopía que cambia su perfume.
Yo invito, y me invito a que nos hagamos cargo del mundo,
yo no quiero seguir apuntando con el dedo al que me traiciona,
yo quiero que el traidor no tenga la posibilidad de clavarme su puñal,
yo no quiero que llegue tan cerca,
quiero, si es que se puede, tener la certeza de encontrarte,
y encontrarme en ustedes.
Yo quiero el coraje, y la locura necesaria,
para no medir las consecuencias,
yo quiero que tu dolor me duela para ser el mejor galeno,
ese que cura y se sana con la sabiduría de un ancestro.
Yo no quiero desgracias propias y consuelos ajenos,
quiero que la vida del otro sea mi alegría y su desgracia
la desgracia de todos
Yo no quiero ver las sonrisas pintadas en los carteles,
yo no quiero que sean los dueños de la potestad del cambio,
porque este cambio es de todos o de nadie, nadie reclama el muerto,
y todos se codean para ganar un lugar en la foto
Yo no quiero eso
Quiero que nos juntemos y de una vez por todas rompamos
esta asquerosa burbuja gris que contamina
y no deja ver el sol.
Yo no quiero estar solo... hay alguien ahí?

No hay comentarios.: