martes, septiembre 21, 2004

RETROVISOR (XVII)

Pongo delante de mí un espejo tratando de ver el pasado.
Lo que veo, no lo veo, lo imagino, solamente lo supongo, no pasa de ser una leve sospecha que va cambiando en un mar infinito de posibilidades.
Justo es decir que no tengo muy claro lo que soy ahora, menos aun lo que seré en el futuro, debe ser por esto que me cuesta adivinar que fui en el pasado.
Prefiero imaginar... quizás recorrí los campos de algodón del Missisipi, buscando algún blues, o haciendolo, quizas fui soldado en Roma, o víctima de ellos.
Tal vez puta en la antigua Tártaro o traductor en Babilonia, quizas víctima de bomba o bambardero, quizas fui asesino de niños y ballenas, tal vez cruce los aires escapando de la tierra como un demente aviador.
Tal vez mi otra vida me hizo travesti en París o político en algún lugar donde tuvieron mas suerte los travestis.
Prefiero imaginarme siendo labrador en America, que cura en cualquier parte.
Prefiero no imaginarme santo
Quizás solo fui borracho en cualquier puerto o un ciclista estrellado en un túnel ruidoso, malabarista en un circo gobernado por enanos y domadoras, quizas solo pobre fiera de jaula o poeta en tierra de nadie.
Tal vez esquimal de frío azul o zulu, aunque preferiría charrúa indomable con las cartas echadas por ese presidente, igual prefiero eso antes que imaginarme cura de conquista con cruces y puñales.
Ayer tal vez reserve una plegaria para mi futuro y olvide el motivo
Quizás no hice nada de esto... no lo sé.
Tal vez mañana mi karma me lleve por alguno de estos destinos o me vuelva carne para crear una música tan perfecta que pueda curar como quería Hendrix.
Mañana sabré si mi memoria encierra pequeños lagos donde encontrar recuerdos de otras vidas que fueron mias, o quizás pueda beber alguna certeza de este mar de dudas.
Algún día seguramente esta serpiente de vida se aburrirá de girar buscándose la cola

No hay comentarios.: