lunes, septiembre 20, 2004

LA SERPIENTE Y LA RUEDA (XVII)

La serpiente deambula como loca buscando algo que mascar,
y lo único que encuentra es su cola.
La serpiente gira y de a poco comienza a mutar; lo que solo fue serpiente ahora lentamente se va trocando en rueda.
La rueda tiene una marca y esa marca es la marca de la muerte.
La marca habita justo al final de la serpiente, en la punta lejana de su cola.
La serpiente se muerde la cola y coloca la muerte en su boca que es el principio.
Todo final es el principio de un comienzo.
La serpiente y la rueda, una historia circular, como la vida, como un samsara infinito.
La muerte no es el final, es solo una marca en esta rueda que gira imperturbable con el ritmo de vieja calesita, mientras los pasajeros de este viaje intentan romper el ciclo sin saberlo, para detener estos giros infinitos,
para salir de una vez por todas de este dolor de la muerte,
pagando el costo necesario de no volver a nacer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Keep up the good work » »