miércoles, agosto 18, 2004

CAPITULO XIII...LOS SUEÑOS II

LA EXCUSA
...cuando yo todavía no soñaba con ser mayor soñaba con ser veterinario,
de grande no me acorde.
Soñé también ser un genio del futbol, otro Maradona, otro Enzo,
pero jamas pase de ser un mediocre lateral derecho
Yo soñé una tapa de revista, un póster gobernando una pared,
una guitarra Fender empuñada por mis manos,
y mi cara indicando que yo estaba de viaje,
que yo era el mejor pasajero de un blus eléctrico
La realidad después me demostró que no logro diferenciar un acorde de otro.
Soñé con ser pintor y pinte, y pinte...
pero nunca tuve la disciplina de Perico... ni su talento
ese que sirve para decir con colores lo que la palabra no dice
Yo soñé que la vida me encontraría desparramado,
entre morochas y caipirinhas, en pleno Bahía...
y acá estoy, cagandome de frío en el invierno de Colonia
Viví mi vida soñando y debo confesarlo... apenas un puñado de sueños pude cumplir,
pero, estoy en paz conmigo, lo he intentado
y aunque no pude, un sueño me fue llevando a otro, y acá estoy,
soñando todavía.
Alguien una vez dijo que querer alcanzar los sueños, es como llegar al horizonte
Ellos están siempre un paso mas allá.
Quizás esa sea la esencia del sueño... simplemente un motivo,
una excusa
para seguir caminando