miércoles, julio 14, 2004

CAPITULO VIII...LOS HOMBRES...PARTE III

...El hombre crea cosas para vivir mejor, no hay que dudar del invento, quizas tampoco del inventor, pero lo cierto es que el hombre no siempre utiliza con buen fin sus conocimientos.
El hombre se devora a sí mismo, el hombre lobo del hombre, destruimos todo a nuestro paso sin pensar que volveremos a pasar por este lugar que dejamos desbastada.
Tenemos un solo planeta y lo estamos haciendo mierda, no somos todos, hay grados en la culpa, no es lo mismo andar en bicicleta y tirar una bolsita de nylon a la calle que contaminar todo con dióxido de carbono, como tampoco es lo mismo que aquel que financia una guerra para conseguir petroleo, estos son los mismo que se pintan de verde y nos muestran pecesitos tropicales nadando a gusto en la nafta ecologica, son los mismos que se rasgan las vestiduras y financian costosas campañas publicitarias para convencernos de lo que cuidan el medio ambiente, lo que no dicen que también fomentan la agricultura con los cadáveres de los pueblos que tienen el mal gusto de querer vivir justo arriba de donde habita el petróleo que tanto necesitan los pececitos tropicales.
El hombre es víctima de su propia voracidad y no se da cuenta que se convierte en una serpiente que se mastica su propia cola.
El hombre destruye y mientras tanto, cuando parece que todo es tragedia, de las cenizas se va levantando la voz de la conciencia, no un grito, apenas un susurro que nos lleva al pasado y nos ayuda a entender que decían los ancestros cuando hablaban de estupidez, por suerte, o por destino siempre hay hombres y mujeres que eligen el camino de la denuncia, del trabajo de hormiga, de pararse frente a un tanque y no moverse, de abrazar a una ballena en el medio de la nada, siempre hay quienes lavan las manchas de sangre.
Todos sabemos que los tiempos están cambiando y que esta calesita esta marcando el fin de un tiempo, poco a poco la balanza se inclinara para el lado de la justicia, no es fácil verlo, es cierto, parece que cada vez hubiera mas guerras, mas muerte, mas dolor... parece, pero yo creo que bajo esa línea esta lo otro, ese cartel de esperanza, esa luz que suena con el eco de un tambor, esa que se traduce en un extraño canto que dice que se esta acabando una era, el reloj lo sentencia, y de a poco vamos pariendo un nuevo tiempo, el tiempo de los cambios esta llegando, como dice la leyenda de los antiguos ”EL HOMBRE DE BARRO SE LEVANTARA DE LA TIERRA Y EL SOL RECONOCERA SU ROSTRO”